Entradas

Laguna - Capítulo 7

Imagen
Alfredo Prandi
El sueño del pibe by León-O

Campamento (Entrada) Laura irrumpe en la garita de entrada, apoya el cuchillo sobre el escritorio y revuelve los papeles hasta encontrar el teléfono.



Sin tono, Dora decía la verdad.



Recorre veloz la garita con los ojos y descuelga un camperón azul.



El sucio cartel de la entrada la recibe bajo el sol del mediodía.



Todavía descalza, Laura se abriga y trota por el camino de tierra que la lleva al pueblo.



* Alfredo Prandi es guionista, director de cine y content creator. Blog alternativo del autor: Alfredium.

Bajo los abismos de la locura, una receta para llegar al núcleo de la Tierra (o al centro del alma)

Imagen
Facundo Martín Desimone

¿Qué hay abajo de todo? ¿Te lo preguntaste alguna vez? Abajo de capas y capas de maquillaje, detrás de la última puerta (tanta gente con la barba de color azul habita el planeta), abajo de la última máscara. Y cómo se llega a ese lugar, o lo que sea.

Hay quienes dicen que la receta más certera para llegar al centro de la Tierra, al núcleo del alma humana y de todo lo que existe, es precisamente la locura. No la filosofía, no los adelantos tecnológicos, no la meditación trascendental, no las drogas psicoactivas: simplemente, ese estado anímico/mental que surge por azar en individuos rándom de la especie, que sigue siendo aún inexplicable, amén del deslomante esfuerzo de las ciencias, que tiene un perfume como de azahares putrefactos del apocalipsis y que se dio en llamar, a falta de mejor nombre, demencia.

Eso es exactamente lo que propone el libro de cuentos Bajo los abismos de la locura, del escritor y periodista Alejandro Lamela, en un lenguaje poético que coque…

Laguna - Capítulo 6

Imagen
Alfredo Prandi
Campamento (Parcelas del fondo)


La mano de un niño inocente termina de ser cubierta por la tierra, junto con otros 19 cadáveres. Dora aparece como un relámpago por detrás del grupo de hombres. Las lágrimas todavía le sacaban brillo a sus mejillas.

—¡Gastón! —logra gritar, mientras se detiene entre jadeos.

Gastón la ve, suelta la pala y corre hacia Dora, los otros tres hombres dejan de palear. Más al fondo, otros dos hombres más dejaron sus tareas para escuchar a la nerviosa mujer.

—Dora, ¿qué pasa? —pregunta Alejandro con preocupación. Gastón no dejaba de mirarla, sosteniéndola de los hombros, esperando que hable.

—Laura… —jadea Dora— se despertó.

Gastón la suelta y sale corriendo hacia el comedor.



—¡Esperá, Gastón! —intenta detenerlo la mujer, sin éxito. 

Alejandro suelta la pala y comienza a seguirlo, pero Dora lo detiene.

—Ale… se escapó. Laura se escapó.

La cara de Alejandro se transformó. Eso no era nada bueno.

—¿Eh? ¿A dónde? —preguntó en vano.

—Se fue por la puerta de la despe…

El Sacrificio de N° 175491

Imagen
Facundo Martín Desimone
Transylvania by El oso del sueño

En un momento determinado del mes, imposible de calcular u anticipar por nuestros cerebros animales, la gran computadora Biolog-IK se enciende por su cuenta y emite un resplandor verdoso, como algunos huesos de animales, en las noches de luna llena

La máquina que Él tan generosamente nos obsequió, réplica a menor escala de su Organ-IK, debe actualizar su software una vez por mes. Para ello, se conecta de forma inalámbrica con su madre, allí, en el ala mejor custodiada de su fortaleza.

Organ-IK, además de actualizarle sus programas de procesamiento de datos, le comparte información actualizada sobre el ambiente, el clima, la fauna, la tierra y las estrellas (Organ-IK se encuentra en permanente proceso de actualización y socavación de datos, según nos explicó el único e inigualable).

Nuestra Biolog-IK, con un poder mucho menor de resolución, procesa y analiza los datos actualizados hasta que, finalmente, arroja un resultado. El proce…

Laguna - Capítulo 5

Imagen
Alfredo Prandi
CAMPAMENTO (Proveeduría)


Dora deposita suavemente un termómetro y un poco de algodón junto a los desinfectantes y levanta la bandeja. Camina por el pasillo que conecta la despensa con la cocina y cruza la doble puerta hasta el comedor de la proveeduría.

Apoya un segundo la bandeja sobre la barra y se estira con dificultad, intentando alcanzar las pocas “curitas” que había esparcidas junto a la caja registradora. Logra juntarlas con la punta de los dedos y las deja caer sobre el botiquín improvisado, toma la bandeja con delicadeza y gira hacia el comedor. De pronto grita, dejando caer la bandeja al suelo.

Laura está parada frente a ella con un gran cuchillo de cocina, mirándola con miedo. Mira los utensilios revueltos por el suelo y vuelve a escrutar a Dora, esta vez con desconfianza. Observa veloz a los costados, buscando una salida, mientras Dora saca impulsivamente un barbijo de su delantal de cocina y se lo lleva a la boca.

Laura achica los ojos con extrañeza al ver la acc…